sábado, 27 de septiembre de 2014

Un fin de semana para recordar

El tiempo vuela. Parece mentira que ya haga una semana que pasé un fin de semana muy especial. De manera casi espontánea, surgió en Historias de Época la idea de ir a Madrid a visitar la exposición de Alma-Tadema y la pintura victoriana al Thyssen. Al principio no me apunté, pero luego pensé que por qué no, que sería una oportunidad única para conocer en persona a tantas buenas amigas que ya conocía por las redes. Durante el verano hemos ido organizando todo (bueno, yo menos, la verdad, y desde aquí agradezco a las cabezas pensantes el esfuerzo), ajustando fechas, lugares, planes... En el camino hemos vuelto loca a la mujer del hostal, pero al final todo salió a pedir de boca. La única pena fue no poder contar al final con Xauen y con Carmina, pero ya tenemos excusa para una nueva quedada forera.

Yo llegué la última el viernes. Las que ya estaban en Madrid fueron tan amables de esperarme para irnos todas juntas a cenar. Mi llegada al hostal en un taxi fue recibida por Nefertari (la que lió todo esto), Vintagechoes, Beatriz, Ithilme y mrsdarcy, además de la madre de Nefer y una amiga de aquélla, que desde el primer momento ya fueron unas locas de época más. 

La mañana siguiente era el gran día. Se unió a nosotras Noelia (que ya estuvo el viernes haciendo de cicerone por el museo Sorolla con las más tempraneras), Crisis de Fe y las madrileñas Fornier, Salón de Lectura, AGATALU y wildwolf. Mi esguince se portó como un campeón y no tuve ni una molestia. Estuvimos recorriendo la ciudad, visitamos también el Museo del Romanticismo, echamos una ojeada a la tienda Living in London... Una pasada todo. Las fotos llegaban al grupo de whatssapp por docenas y nos reíamos de las poses, los caretos y las pintas que sacábamos en ellas. 

Éramos un grupo peculiar, compuesto por personas que nunca nos habíamos visto en carne y hueso y, sin embargo, fue hacerlo y directamente tratarnos como de toda la vida. Y es que casi es así. Las redes sociales, bien usadas, nos dan experiencias tan maravillosas como la vivida por mí ese mágico fin de semana. Un viaje plagado de buenos ratos, charlas animadas, complicidad y muy buen rollo. Venidas de varios sitios de España (incluso de Canarias), formábamos una pandilla unida por nuestro amor a las Historias de Época y la locura por todo lo relacionado con ellas. Prueba de esto son las chapas que fuimos luciendo con orgullo por las calles de Madrid y que ahora son mis tesoros. En fin, sólo puedo decir que lo pasé en grande y que la conexión fue maravillosamente locuela. Y no sigo porque lloro, como mi Beatriz preciosa...


Para redondear la experiencia, pude ver bien tempranito el capítulo más importante de la midseason de Outlander: el de la boda de Claire y Jamie Fraser. No sé cómo aún estoy viva después de esto. Esta semana ya termina y no tendremos más hasta el 4 de abril. Lloro de pensarlo, así que habrá que consolarse viendo los capítulos emitidos una y otra vez en bucle. Qué sacrificio...




jueves, 21 de agosto de 2014

Un poco de mala suerte, pero también de buena

Llevo días rumiando esta entrada, pero mis maravillosos brazos han vuelto a las andadas. Y hoy, cuando me decido, tengo que venir a decir que, tachán, el Club Universal de los Tuertos me ha mirado, porque me he hecho un esguince de Grado I. No es grave, pero yo que estaba tan ilusionada porque me he apuntado al gym y, aunque de brazos nada, al menos estaba empezando a coger fondo corriendo, pues ni eso. Es que es para que me dé la depre.

Pero dejemos los lamentos. En estas semanas he leído mucho, he visto cosillas, he adoptado mil personalidades (historia larga de contar) y... ¡he sassenacheado! Ay, por favor, que ha empezado la serie y es la maravilla. Sólo dos capis y estamos todas que nos da el ataque y todo el rato añsdghañsdfasgahñsg por aquí y añsdhjgañsldhgasd por allá. En serio, no se puede explicar por aquí todo lo que nos hace sentir. Simplemente es una gozada. Y ese Sam que ha hecho suyo un personaje como Jamie Fraser, con una mezcla perfecta entre carita de niño bueno y cuerpazo de escándalo. No podemos con nuestra vida, en serio.



Otra cosilla que quería contar es la siguiente: no recuerdo ya ni cómo conocí por Twitter una web que hablaba de mujeres que van con hombres más jóvenes. Lola Ce, periodista, es la que la lleva y poco a poco empezamos a interactuar con ella Lo y yo. Y Lola es tan amable que nos ha invitado a colaborar allí. ¡Y nosotras encantadas! La web es Mi novio es más joven que yo y cuenta historias muy interesantes del mundo del cine, el arte, la vida diaria... Todas relacionadas con esas parejas en las que hay una diferencia de edad entre ellas y ellos, pero de una forma poco convencional, lejos de lo que lo sociedad admite como "normal", que es que el hombre sea mayor. ¡Vamos, anda! Como yo soy un poco más vieja que mahn, pues me subí al carro y ahí estoy, siguiendo las publicaciones y poniendo un granito de arena. Bueno, de momento he puesto dos: uno sobre Outlander y otro sobre Juego de Tronos, que Lola ha tenido a bien publicar. Y mi Lo ha escrito uno que trata de la serie Les filles de Caleb. Anímense a echar un ojo a todas estas historias.

viernes, 25 de julio de 2014

jueves, 24 de julio de 2014

Venga, pongamos el tráiler

Para que vean lo que me importa, esta tarde sobre las dos ya estaba el tráiler del Grey, pero no he tenido ni ganas de postearlo. Aquí lo dejo ahora. Soft y light, él sin carisma, ella ojerosa, la escena del ascensor no parece que vaya a ser nada del otro mundo. Es el Grey, no Jane Eyre, para qué nos vamos a engañar. 


Jamie gana por goleada

Hoy es un día esperadísimo para las fans del señor Grey. El porsaco que nos están dando con el tráiler que se va a estrenar este jueves es increíble. Sin embargo, anoche Starz les metió un golazo de los que hacen historia: publicar nuevas fotos de Outlander. Cuando salga el tráiler del bodriete lo postearé, claro, pero Sam y Jamie se lo merecen mucho más. ¡Viva Escocia! ¡Vivan los kilts!




domingo, 20 de julio de 2014

Hendley, the scrounger



Nos ha dejado Hendley, el proveedor del campo de concentración de La gran evasión, que lo mismo te conseguía una cámara de fotos con obturador que te birlaba la cartera sin que te enteraras. Aún nos quedan por aquí Big X y el ingenioso Eric, el único que supo encontrar la manera de deshacerse de la tierra de lo túneles. 


martes, 15 de julio de 2014

Bron/Broen


Esto de llevar mil cuentas de Twitter y tener doble personalidad en blogger me lleva loca, por eso se me pasó comentar que mahn y yo hemos visto esta estupenda serie sueco-danesa.
Sin las pretensiones coñazo-filosóficas de la megasúpervalorada True Detective, que bien podría haber tratado de cualquier cosa, porque el caso que investigan es milnovecientosná, Bron/Broen no es sólo la investigación, sino también los personajes, por lo que me parece más completa que la miniserie americana. Y es que, sí, vale, uy, qué maravilla ese Matthew McConaughey hablando de lo divino y lo humano, tanto que al minuto yo ya estaba mirando Internet a ver qué se cocía por allí. Pero no me pongan un caso que promete para luego resolverlo con uno que pasaba por allí. Lo mismo es que soy corta de entendederas y necesito sota, caballo y rey, vaya usted a saber.

Bron/Broen comienza fuerte y termina fuerte. La primera temporada abre con un cadáver que aparece justo en mitad del puente que comunica Suecia y Dinamarca, y tiene una parte de su cuerpo en un país y la otra en otro. Para resolver el caso deben unirse dos detectives, uno por cada lado. Así conoceremos al danés Martin Rohde (Kim Bodnia) y a la sueca Saga Norén (Sofia Helin), peculiares ambos a su estilo.

Te adoramos, Martin, osito

Martin es un tipo sencillo, con una vida más o menos normal, divorciado y casado de nuevo y con bastantes hijos. Su manera de ser choca con la de Saga, calificada como "rarita", pero los que seguimos The Big Bang Theory sabemos qué le pasa: tiene síndrome de Asperger (aunque nunca se dice). Esto provocará más de una situación hilarante tanto en su vida personal como en la profesional. Martin tiene que ir entendiendo poco a poco los extraños comportamientos de Saga mientras resuelven un caso en donde nada es lo que parece. De hecho, al principio uno no para de preguntarse qué pintan estos o aquellos personajes que tienen tramas que no se relacionan con el caso. Qué equivocados estamos...

Saga, la eficiente
Saga es una persona que vive por y para el trabajo. Lo de las relaciones sociales sólo le interesa por dos razones: o el caso que investiga o tener sexo. Cuando tiene ganas, sólo ha de salir de noche y buscar un señor con el que practicarlo. Y si te he visto no me acuerdo. Suple sus necesidades fisiológicas casi de manera animal. Su vida personal es un misterio que vamos conociendo a lo largo de las dos temporadas de la serie, puesto que hay una cierta conexión entre una y otra.

Lo que más me ha llamado la atención de Bron/Broen es la naturalidad con la que se trata todo. Gente carente de glamour se mezcla con situaciones de lo más morbosas tratadas paradójicamente sin morbo. Pasiones incestuosas, infidelidades, crímenes sangrientos... Sin efectismos, todo narrado como el que hace un documental queriendo mantener la objetividad. Un lujo sin oropeles. Deseando ver la tercera temporada.