martes, 26 de mayo de 2009

Vestir


Siempre me pasa lo mismo. Se me presenta un evento y no tengo la ropa adecuada. Pereza total ir de compras y, encima, tengo que hacerlo sola. El susodicho evento lo tengo el viernes y aquí estoy, sin nada a la vista. Bueno, casi nada. Porque me he comprado un vestido a la desesperada y ya me estoy arrepintiendo. Que no me veo. Y creo que tampoco he tenido mucho ojo. Ante el soso vestido negro y uno muy colorido he optado por el último, raro en mí. Como digo, ya me estoy arrepintiendo. Pues nada: devolución y a recurrir al vestidor de mi hermana. Suerte que utilizamos las mismas tallas en ropa y calzado...

Y lo peor: tengo otro evento en junio al que asiste la misma gente, es decir, que no puedo repetir modelito ¡Ag!

P.D.: necesito urgentemente un asesor de imagen.

4 comentarios:

Wunderk dijo...

¿Qué pasó al final? Seguro que iba muy guapa.

Y ya que hablamos de vestir, a veces me la imagino con la túnica y el yelmo, ¿ha ido alguna vez vestida así a una fiesta de disfraces? Iría auténtica y radiante.

;)

Athena dijo...

Al final me puse un vestido de mi hermana, aunque el colorido lo me lo he quedado para este verano. Me compré otro negro, que ya he estrenado en la inauguración del Festival de Cine y Patrimonio ;)

Fiel a mi costumbre de no poner fotos mías en Internet, dejo todo a la imaginación de los lectores.

En cuanto a lo de ir de Atenea, que sería lo suyo, pues ya ve, nunca lo he hecho. Para mí sería como ir "de calle", ja, ja, ja.

Tigretón dijo...

Hay que ver... Los hombres lo tenemos siempre más fácil. Si se trata de grandes celebraciones: El traje y la corbata (la única prenda donde se puede permitir un poco de colorido, pero sin pasarse, que Carrascal sólo hay uno). Odio especialmente el traje que me puse el día que me examine de mi oposición a Notarías en Barcelona (me viene pero no me lo he puesto más. A esas oposiciones hay que ir trajeado y encorbatado; y las mujeres también en traje de chaqueta).

Si vamos en plan "sport" también lo tenemos más fácil que vosotras.

Y bueno, Athena, en el arte del disfraz, tú y Mahn sois unos genios, no soy Notario pero de eso doy fe, porque os he visto a tí y a Mahn en Halloween, siempre la mar de originales... Y la moda de diario, viene a ser un disfraz de todos los días, que cada uno llevamos con nuestra personalidad. Yo hay ciertas prendas (o colores: particularmente odio el morado) que no me pongo ni harto de vino

Athena dijo...

Tendría usted que ver los disfraces que se hace una alumna mía, verdaderas obras de arte, ¡en sentido literal incluso! La última: se disfrazó de "La joven de la perla" de Vermeer, con marco y todo.