jueves, 1 de abril de 2010

Dinner at eight

Anoche tuve una auténtica experiencia americana. El segundo día que llevo aquí y ya he tenido una inmersión lingüística de primera: cena en familia. Fuimos mahn y yo, más otra becaria, a casa de una de las comisarias del Clark. Para empezar, la casa era alucinante: de madera (por supuesto), con estancias tamaño XXL, sótano y buhardilla. La mujer era una especie de Charlotte de Sexo en Nueva York, estupendísima. Su marido no podía ser más americano, tanto físicamente (un tío enorme, rubio ceniza, con tez coloradota) como en personalidad. Había sido esquiador profesional. Los niños eran ya de traca: Liam, rubio como las candelas, y Cora, una cosita delgada de tres años, monísima, como de película. Las relaciones entre los miembros eran en plan "honey", "darling" y todo lo demás. Y, por supuesto, adoraban a Obama. Lo mejor fue al empezar la cena: todos cogidos de la mano y la madre de familia dando gracias a Dios por la cena y los invitados, Amén. Pensé que serían protestantes, pero son católicos, algo muy exótico por estos lares.

Seguiremos informando.

5 comentarios:

Dammerüng dijo...

Yo pagaría por ver eso¡¡

Athena dijo...

Eso dice mahn: que pagaría por estar aquí, cuando es él el que cobra :)

Nictea dijo...

Comod e película todo :)

nopalct dijo...

Un gustazo saber que has tenido una experiencia religiosa(no le pongas música)antes de la comida. Y no era Thanksgiving. Ya veo que tampoco fue April's fool.
Es un poco shocking o embarrassing la primera vez, después lo mismo le ves el punto y no te desagrada, y da igual que sean católicos o mormones.

Athena dijo...

No nos gastaron ninguna broma en April's fool (o eso creo, ja, ja).

Por cierto, nopalct... ¿alguna pista sobre su identidad? Perdóneme, pero no recuerdo si ya nos conocemos ;)