domingo, 4 de octubre de 2009

Representar una partitura

Visitando el blog del Major Reisman, su entrada sobre El gran dictador me ha traído a la memoria una memorable escena de barbería que es tan genial como la de la película de Chaplin. Me refiero a esa versión disparatada y desternillante de El barbero de Sevilla protagonizada por Bugs Bunny y su incansable perseguidor, el cazador Elmer. Junto a esta pequeña joya, les propongo otra, que bien podría utilizarse en clase de música como recurso didáctico para explicar la importancia del director de orquesta, que parece que no hace nada pero sí.




7 comentarios:

Nictea dijo...

Ya casi no hay clase de música =(

Athena dijo...

Ni de dibujo. En 2º de ESO lo han quitado.

Nictea dijo...

Que se lo digan a mi cuñada... Si quieren introducir nuevas asignaturas no son éstas las deben quitar.

Wunderk dijo...

Todos estos dibujos que veíamos de peques cenando nos inculcaban el amor a la música clásica.

Mi nena también los ve ahora... por cierto muy chulo también el Bugs Bunny interpretando la ópera de La Valquiria de Wagner:

http://videos.choteras.com/nostalgia/bugs-bunny-en-una-opera-de-wagner-1617.html

Athena dijo...

Ja, ja, me encanta cuando Bugs se disfraza de mujer y lía a Elmer. Aunque en la del barbero de Sevilla sea al revés. Y sin problemas, sin ser políticamente correctos, ja, ja.

Wunderk dijo...

Está monísimo con sus trenzas rubias y sus pestañas postizas ;)

Major Reisman dijo...

Buenas

Como bien dice Wunderk, que buenos eran esos dibujos de nuestra niñez. Recuerdo que también había una parodia de Tom y Jerry sobre el mismo tema del Barbero de Sevilla.

Un saludo