miércoles, 19 de enero de 2011

El síndrome de "Gran Hermano"

Siempre he tenido la tentación de presentarme a un casting de Gran Hermano, pero para intentar comprobar una teoría que tengo. Resulta que, tras la primera edición de este reality, la cosa se ha desmadrado tanto (según me informa alguien que lo sigue) que todo el que entra en esa casa tiene que asimilar que gente cualquiera vaya a los programas surgidos en torno a este bodrio televisivo a contar cosas sobre los concursantes. Y no crean que es alguien cercano, padre, madre o similar, no. Es uno que fue a la escuela un año con el concursante de turno y, vaya por Dios, en esa época se comía los mocos y eso ha de saberlo la audiencia. Es posible que a los siete años esa persona gustara de regodearse en las bolillas extraídas de sus fosas nasales, menudo pecado. Parece algo inocente, pero no lo es, porque este ejemplo es una chorrada si lo comparamos con lo que sucede realmente, y aquí vengo a exponer mi teoría. Yo soy una persona normal, con una vida normal y hasta aburrida. No fumo, no bebo y no voy con mujeres malas. No me he dedicado a la prostitución en mis años mozos porque no había otra cosa, no he robado, en definitiva, una ciudadana corriente y moliente. Pero estoy segura de que todo sería entrar en el concurso y empezar a salir supuestos amigos o conocidos que afirman que soy lo peor, que les han dicho por ahí que yo conseguí mi trabajo tirándome al presidente de mi tribunal de oposición (quien, por cierto, era una señora, pero esa información no se contrasta)... En fin, que saldría de allí con toda una biografía tuneada y, cuidado, me tocaría probar mi inocencia, porque culpable ya sería a ojos de todo el mundo.

Pues esto es lo que hay. Difama, calumnia, que sale gratis y hasta puede ser que cobres por ello.

8 comentarios:

Pecosa dijo...

Cuanta razón tienes; lo unico que puedo decir es AMEN.

Miguel dijo...

El decaimiento de la calidad televisiva resulta preocupante, pero mientras estos programas sigan teniendo audiencias masivas, poco o nada se puede hacer, una pena.

Summer dijo...

Haces bien en no presentarte, si salieras elegida yo estaría dispuesta a ir a la tele diciendo que guardas armas blancas en tu casa y disfrutas usándolas contra la gente.

loquemeahorro dijo...

Creo que lo normal es ponerse de acuerdo con otro y que diga que tú has hecho lo que sea, entonces vais a un programa y gritáis a la vez cualquier cosa que se os ocurra.

Es muy importante que no se os entienda nada, porque en definitiva, no tenéis nada que decir.

Nictea dijo...

Me sumo al penúltimo comentario y ya la aviso: si lo hace, sepa que ahí estaría yo vendiendo mi alma jaja Un saludo :)

CHCH dijo...

He aquí otra que se une a ese grupo de amigos que contarán mil cuentos sobre su persona en cuanto les pongan un cheque delante si llega a incorporarse al concursillo ese.
La quiero mucho pero, la pela es la pela.
No se preocupe usted que no soy tan mala, iríamos a medias en el negocio.

Nictea dijo...

A medias conmigo, quiere decir, ¿no? Cuídese Athena, es usted un cielo :)

Antonio Rentero dijo...

La digievolución de CNN+ ha sido Gran Hermano 24 horas... con eso está dicho todo. Belén Esteban for president.

Menos mal que tengo el pasaporte en regla y que al menos una de mis fuentes de ingresos la puedo seguir teniendo desde cualquier punto del planeta con acceso a Internet...