lunes, 7 de enero de 2013

Sobre versiones, precuelas, secuelas y fanfics

(Éste es un post que tenía medio esbozado desde este verano, pero me viene bien ponerlo ahora, tras el del señor Grey, cuya historia nació vinculada a estas cosas de las que aquí hablaré)

¿Alguien se ha preguntado qué ocurrió después de la doble boda de Orgullo y prejuicio? ¿Queremos saber si Mr. Knightley y Emma ni fueron felices y ni comieron perdices? ¿Tuvieron hijos Jane Bennet y Mr. Bingley? También lanzo las siguientes cuestiones: ¿Qué pensó Mr. Darcy cuando vio por primera vez a Lizzy Bennet? ¿Quién fue realmente Bertha Mason, la primera mujer de Edward Rochester? Y añado: ¿Tenemos derecho a imaginar el antes, el durante y el después de todos estos personajes? Y aquí entro en el tema espinoso del fanfic y el shipping: ¿Liaríamos finalmente a Marianne Dashwood con Willoughby y no con el coronel Brandon?

He de decir que no he leído ni precuela ni secuela de ninguna novela famosa del XIX. Lo que sí leí un verano fue una novelilla, El hombre que amó a Jane Austen, que viene a ser una especie de historia inventada entre Jane Austen y un supuesto señor Darcy que no es otra cosa que un hombre que por arte de magia va de nuestro presente al pasado y allí conoce a la famosa autora, inspirándola para crear al protagonista de Orgullo y prejuicio. También leí Austenland, que trata sobre una americana a la que le regalan una estancia en un lugar llamado así y que recrea el ambiente de la época; allí podrá vivir romances como los de las novelas decimonónicas. Estos libros sólo usan a Jane Austen, la autora más socorrida, como excusa para inventar historias nuevas.



Tenemos además libros que narran lo mismo que la novela original, pero desde un punto de vista distinto. Algunos como la trilogía Mr. Darcy, un caballero pueden ser interesantes al contar la historia de Orgullo y prejuicio a través del protagonista masculino, lo que nos permitiría conocer más claramente sus pensamientos y sentimientos. Las que han leído estas novelas dicen que se respeta bastante el carácter de nuestro snob favorito.

Primera novela de la trilogía sobre Mr. Darcy: Una fiesta como ésta

El gran disparate viene cuando el contenido es el que conocemos, pero meten vampiros, zombies, hombres lobo, monstruos marinos y hasta robots (!)

Sí, lo he leído




Entramos en las precuelas y secuelas. Como en los casos anteriores, poco puede hacer el autor para protestar, porque ya lleva bastante muerto y los derechos sobre sus personajes han caducado. He mirado los argumentos de algunas y tienen una pinta interesante, pero otras no hacen nada más que destrozar la bonita historia que contó el original. Porque, aprovechando lo famosos que son ciertos personajes de novela decimonónica, avispados autores (sobre todo autoras) han escrito libros contándonos la desastrosa vida matrimonial de, por ejemplo, Lizzie y Darcy o la juventud de Mr. Rochester, culpándolo de la locura de Bertha. En este caso, y bajo mi humilde punto de vista, están traicionando a los originales y, encima, ganando dinero con ello.


Existen otras secuelas centradas en personajes secundarios, como la hermana pequeña de las Dashwood o Georgiana Darcy. Suelen ser más reivindicativas, dando un aire feminista a las protagonistas.



Ya hemos visto que estos ejemplos son libros inspirados en otros cuyos autores murieron hace tiempo. Los escritores que aún están vivos reaccionan de manera dispar ante cosas de este tipo. Evidentemente, como los derechos de autor están ahí, nadie puede publicar "oficialmente" nada usando sus personajes, así que entraríamos en el campo del fanfic.

Con Harry Potter, Crepúsculo, El Señor de los Anillos o Star Trek hay una auténtica fiebre de fan fiction, que viene a relacionarse con el shipping o emparejamiento de personajes que en el original no lo están. Algunos son extraños, por no decir imposibles. Otros recrean relaciones que más o menos vienen a intuirse, como varios de Canción de Hielo y Fuego. Está también el trasladar a personajes de otra épocas u otros mundos, como Poniente, al presente terrestre, o usar un mundo creado por otro para colocar a personajes originales. Hay opciones como cambiar la historia de amor entre, por ejemplo, Edward y Bella, y transformarla en una relación sadomasoquista, como en Cincuenta sombras de Grey. Este último caso ha sido uno de los más sonados, porque el relato saltó del mundo fandom a ser publicada como algo independiente. Cuando se ha leído Crepúsculo se ven los parecidos, sobre todo al principio. La polémica estaba servida... 

Como ya saben, también las he leído. Tengo mucho valor (y mucho tiempo libre)


Y esto es rizar el rizo ya

Algunos de los autores originales prohiben directamente que se escriban estas historias (yo creo que es como ponerle puertas al campo), mientras que otros, como J.K. Rowling las acepta siempre que no haya sexo entre menores. A G.R.R. Martin no le hacen gracia porque dice que desvirtúan la esencia de sus creaciones. Pero esto es así, querido... Cuando te inventas un personaje y lo lanzas al mundo, la gente que te lee puede darle su propia interpretación, y el que a ti te parece odioso se convierte en preferido de muchos lectores y viceversa (empiezo a tenerle manía a Tyrion y deseo la muerte más dolorosa posible para Daenerys, no les digo más). Si, encima, tardas siglos en desarrollar tu saga, es normal que se elucubre y se piense en qué pasará o pasó. De todas formas, yo no soy muy partidaria de shippear de forma disparatada. Más bien me gusta imaginar cómo fue una historia del pasado que se deja entrever a través de la narración. 


Lo pienso leer
Todo este rollo que he soltado tiene como propósito desvelarles un pequeño secreto: esta servidora ha subido a un blog un fanfic y está publicando otro nuevo, basados ambos en Canción de Hielo y Fuego. ¿Es un delito? No lo sé... Mucha gente opina que no es lícito apropiarse de los personajes, historias o mundos creados por otras personas. Yo creo que lo inmoral es ganar dinero con ello, y no es mi caso. Nunca en mi vida he escrito nada: ni cuentos, ni poesía, ni relatos. No me las doy de escritora, ni mucho menos. Solía escribir diarios que no sé si quemé o tiré. Se podría decir que eran como este blog: tontunas que me ocurrían, pensamientos chorras. Pero ya está. Aún así, intento cuidar lo que escribo, repasándolo y queriendo que tenga un mínimo de calidad. No uso un lenguaje rebuscado, ni tampoco sabría hacerlo, pero al menos reviso un poco. ¿Por qué hago esto? Pues porque hay ciertos personajes cuyo pasado me interesaba y empecé a poner por escrito cómo fue su historia. Era algo privado, para mí, narrarlo como me hubiera gustado leerlo. Las ideas me venían a la cabeza y terminé por plasmarlas para que no se me olvidaran. Se las fui pasando a una amiga internetera y me dijo que por qué no las iba publicando, y así lo hice. Les puedo asegurar que mi respeto al autor original y a los personajes es máxima. Investigué para asegurarme de que los hechos que narraba eran así, aunque les di un pequeño giro que no creo que desvirtúe lo que parece ser que ocurrió. La información con la que contaba era a veces contradictoria, por lo que tenía que añadir o cambiar algunos momentos, buscando siempre la fidelidad. De momento han gustado a los seguidores de G.R.R. Martin, aunque sé que existen detractores de este tipo de cosas entre los fans del escritor más coñazo del mundo (y lo digo con conocimiento de causa). Si me pillaran, me dejarían en manos de Illyn Payne...

Por si les interesa saber de qué van, el primero trata sobre la adolescencia de Petyr Baelish (mi personaje favorito), Catelyn y Lysa Tully en Aguasdulces. El segundo (que aún está en proceso de publicación) recrea lo que posiblemente ocurrió entre Lyanna Stark y Rhaegar Targaryen antes, durante y después del Torneo de Harrenhal, así como los acontecimientos de la Guerra del Usurpador hasta la confrontación en la Torre de la Alegría. 

3 comentarios:

vintagechoes dijo...

Otra fantástica entrada a tu blog, Athena ;) Al igual que tú, yo no encuentro ilícito que los seguidores de sagas como "Canción de Hielo y Fuego" hagan su propia interpretación de la historia en sus fanfics, así como todas esas precuelas y secuelas de libros famosos, siempre y cuando se respete el trabajo original.

Justamente tengo la trilogía del Sr. Darcy pendiente de leer y me parece interesante que hagan libros así en los que nos aporte un punto de vista diferente pues, al fin y al cabo, es lo que muchas veces deseamos, el ver qué hay más allá de lo que a simple vista nos cuentan... Pero claro, una cosa es hacer un libro partiendo de una idea relacionada con ese universo de Jane Austen por ejemplo, y otra transformar lo ya escrito en algo totalmente distinto. Me has dejado pasmada con los libros de "Sentido y Sensibilidad" con los monstruos marinos y el de "Anna Karenina" a lo robot O.o En estos casos sí que no estoy para nada de acuerdo con el uso que se ha dado de la obra original.

Si se quiere escribir partiendo de algo ya existente, al menos hay que respetar el trabajo que ha dejado esa persona, es lo mínimo que podemos hacer, aunque desgraciadamente el plagio seguirá existiendo hasta el fin de los fines.

En cuanto a tus fanfic Athena, ya sabes que estoy más perdida que Wally con ellos xD, pero antes quiero volver a retomar los libros de CDHyF para refrescar algunas cositas, así que espero poder comentar en ellos lo antes posible :)

Un saludo, y gracias por tan interesante reflexión! ;)

Lo dijo...

Yo no tengo nada en contra de todos los fics, versiones desde otros puntos de vista y cosas así. Entiendo el recelo de los escritores pero no pueden evitar que los lectores odien o adoren determinados personajes, tengan ganas de saber sobre su pasado o su futuro o hayan quedado descontentos con algo e imaginen un devenir alternativo. Todos lo hacemos cuando leemos o vemos una serie o una película, no? Nadie ha imaginado qué pasaba con Escarlata cuando cerraba la puerta y Rhett se marchaba? En fin, que no me parece mal. Ni siquiera me parece mal que te lucres si lo que haces tiene una cierta calidad. La trilogía de Grey me parece una aberración en todos los sentidos entre otras cosas porque parte de una base aberrante y delirante (casi prefiero Grey a Crepúsculo). Pero Ancho mar de los Sargazos, novela de Jean Rhys relacionada con Jane Eyre, me parece buenísima. Jane Eyre es de mis novelas favoritas, una de ésas a las que recurro bastante porque el cuerpo me lo pide. Podrías pensar que, precisamente por eso, es incomprensible que Ancho mar me guste, pero opino que no desvirtúa Jane Eyre, la complementa. Nos narra la vida de Bertha Mason sin dañar lo más mínimo la imagen que tenemos del señor Rochester. Y está escrita con una prosa febril, como para transmitirnos lo que Bertha siente. Creo que ayuda a comprender el personaje.
En fin, que ojalá todos los que escribieran ese tipo de historias tuvieran buen criterio y buen hacer, así no habría ni tantas quejas ni tanta mierda.
Besotes!

Anita GM dijo...

Yo creo que son una falta de respeto que hagan estos tipos de versiones de algunos libros famosos.
Me ofenden mucho los zombies en Orgullo y Prejuicio, y la trilogia de Darcy es original pero no creo que sepan darle el correcto estilo de Darcy ( me refiero en ideas y demas, tambien sobre uno que lei que mezclaba todas las obras de Jane Austen y que Mary Crawford era amiga de Lizzie y ambas le buscaban pareja a Georgina( ofensivo es lo que pienso, Mary C amiga de Lizzie???)
Pero bueno espero que pronto hagan buenas versiones en el futuro que sean realmente el libro y no lucrandose con las obras de otras personas. Ademas, Rochester era una buena persona, no creo que pudiera alguien encontrar que se merecia esa loca por esposa. Todas esas pretenciones de esas obras me hacen sentir rara, que no conozco a esos personajes.
Iba a decir algo mas, pero se me olvido que era. Me acorde.... no se porque escribi esta linea.
Cuando me acabo un libro me quedo pensando que pasaria, pero no podemos idear nada ya que nunca podremos imaginar que pretendia el autor. Solo mi opinion.