miércoles, 2 de julio de 2008

Oposiciones III

Con esto de las oposiciones, estoy un poco desconectada del blog. Prefiero no hacer comentarios por respeto, pero puedo resumir diciendo que, en general, podría clasificar este post dentro de la antología del disparate.

5 comentarios:

Antonio Rentero dijo...

España se merece saber...

Athena dijo...

Hay exámenes buenos, otros dignos y luego los curiosos. En petit comité te contaré algo...

Antonio Rentero dijo...

Lo que tienes que hacer es aprovechar el anonimato de este blog y comenzar la "Nueva antología del disparate post-Logse".

Alberto dijo...

Seguro que has sido ecuánime, que es lo que creo que se debe esperar de un tribunal: ni dureza, ni flexibilidad. Ecuanimidad, y justicia. Ya me contarás el garruleo que seguro que por ahí habrá pululado.

Como parece que mi correo está peleado con el tuyo (o viceversa), te cuento que terminé el libro de Somoza enseguida, y te lo habría devuelto en el último claustro si hubieras estado. Por cierto, qué tristeza de claustro, éramos cuatro y el gato: la de los bizcochos, las viejas (aka "la conejera"), el de la bodeguilla, monsieur Guillotin, la comadre, el abuelo y creo que ya está. El libro me gustó, sobre todo en su primera mitad, pero no acabo de entender por qué la muchacha (como dice mi abuela) se pasa la historia correteando en bragas por todos lados.

Descansa, besos, nos vemos pronto.

Athena dijo...

Bienvenido, Alberto. Como sabes, las oposiciones no me dejan hacer vida socio-bloggera, así que ni me había percatado de tu entrada. Me alegro de que el libro te gustara o, por lo menos, te entretuviera. Lo de las bragas lo habrá puesto el tío pensando en una futura peli, ¿a que sí? Acuérdate de que la mejor Sigourney Weaver de "Alien" es la del final y va, por supuesto, en bragas, je, je.

Cambiando de tema, por lo que veo el claustro fue una maravilla. Estando la conejera, por lo menos habría música y cante.

Ánimo y espero verte por aquí ;)