martes, 20 de agosto de 2013

The Tudors (2ª parte): los hombres clave

Seguimos con el rollo sobre The Tudors, esta vez analizaremos a unos cuantos hombres importantes en la historia que aquí se nos cuenta. Ni son todos los que están, ni están todos los que son, pero mi memoria no da para más. Uno de ellos, Charles Brandon, es importantísimo, pero entraría en la categoría del siguiente post.

Thomas Wolsey, la primera víctima


Fue el Lord Canciller de Enrique VIII hasta su caída en desgracia al considerar el rey que estaba ralentizando el proceso anulación de su primer matrimonio. Siempre fue fiel al monarca pero eso no evitó que perdiera su poder. A él debemos agradecerle que Enrique no se cargara a Charles Brandon cuando se casó con su hermana María. Así hemos tenido Henry Cavill hasta el final. Muy bien interpretado por un veterano como Sam Neill.

Thomas Boleyn (Tomás Bolena), el trepa


Como ya dije al hablar de Ana, Tomás Bolena es el hombre más despreciable de la serie. Un señor capaz de prostituir a sus propias hijas, metiéndolas prácticamente en la cama del rey, es de lo más abominable. Cuando Ana consigue ser algo más que la amante de Enrique VIII, a su padre se le abren las puertas del Cielo y ve cómo a través de la hija puede ascender aún más en sociedad. Con la ejecución de Ana y Jorge, sus hijos, perderá todo el prestigio, pero salvará su vida sin importarle todas las calumnias vertidas sobre sus retoños. Presionó a su hija más que el propio rey para que le diera un heredero varón. Un personaje despreciable encarnado a la perfección por Nick Dunning.



Thomas More (Tomás Moro), el hombre fiel a sí mismo



A este señor podría haberlo puesto en la categoría del siguiente post sobre maromeo, pero no llega a ser lo que se dice un calorro, así que mejor aquí. Se podría decir que está a caballo entre los grandes actores/personajes de este post y los tiorros del tercero. Y es que Jeremy Northam haciendo de Tomás Moro es más de lo que una puede pedir y aquí está estupendo. Su personaje es de una dignidad absoluta, fiel a sus convicciones. Fue Lord Canciller, respetuoso con su rey, pero incapaz de traicionar sus creencias. Su negativa a reconocer a Enrique VIII como cabeza de la Iglesia le supuso la condena a muerte. Sus últimas palabras en el cadalso dan cuenta de su grandeza: «Muero siendo el buen siervo del Rey, pero primero de Dios». Tuve los pelos como escarpias cuando lo ejecutaron.



Thomas Cromwell, el perfecto cortesano


Ambicioso y trepa, consiguió ser el Lord Canciller en sustitución del impecable Thomas More. Apoyó a Enrique en su matrimonio con Ana Bolena y en la reforma de la Iglesia, aprovechando la disolución de los monasterios para enriquecerse. También fomentó la amistad del rey con Juana Seymour y el proceso contra Ana. Sus tejemanejes le valieron enemistades muy poderosas, entre ellas la de Thomas Seymour, cuñado de Enrique. A la muerte de Juana, fue él el que insistió para que el rey se casara con Ana de Cléveris y ya vimos que la unión, pensada para reforzar la Reforma en Inglaterra, fue un desastre porque a Enrique no le gustó la novia. Sus enemigos aprovecharon esta circunstancia para declararlo traidor. Fue condenado a morir decapitado y el verdugo no fue precisamente muy fino a la hora de cumplir con su trabajo. Con esta serie me he hecho fan de James Frain y su clasaza a la hora de hacer las reverencias de rigor. 


 Eustace Chapuys


Quizás no tenga la relevancia de los anteriores, pero el embajador de Carlos V en Inglaterra en sustitución de Íñigo de Mendoza deja huella cuando una ve The Tudors. El personaje real era menor que Enrique VIII y falleció después, pero esta serie hace lo que le da la gana con las circunstancias y edades de los personajes, así que qué más da. Lo importante es que Anthony Brophy, el actor que lo interpreta, le da una dignidad impresionante. Tuvo sus más y sus menos con el rey y sus continuos conflictos con Francia y el Emperador, pero ahí estuvo siempre, manteniendo el tipo. Fue un importante valedor y amigo de María Tudor, que lo consideraba su amigo más fiel en una corte llena de traidores y gente disoluta. Un señor.

(Continuará...)


2 comentarios:

vintagechoes dijo...

Grandes actores, grandes personajes y unas perfectas descripciones por tu parte, Athena ;) Aún se me ponen los pelos de punta al recordar el suicidio de Wolsey, la decapitación de Tomás Moro y los intentos de decapitación de Thomas Cromwell (vaya con el verdugo, menuda juerga tuvo la noche anterior). Chapuys es sin lugar a dudas uno de los señores que más me gustaron en todas las cuatro temporadas, con tanto complot e intrigas en la corte fue todo un regalo para María Tudor tener a un servidor tan fiel como él.

En cuanto a Tomás Bolena siempre me pregunto qué acabaría siendo de él. Fuera como fuese su final, dracarys para él y un millón de aplausos para Nick Dunning.

Espero ansiosa a tu tercer post, Athena! :P

Athena dijo...

Gracias por comentar. La verdad es que el elenco de esta serie es impresionante, un lujazo. Y los guionistas han sabido sacarles partido a las jugosas historias en torno a ellos.