sábado, 13 de diciembre de 2008

Elegancia en blanco y, sobre todo, negro

Los ochenta también fueron elegantes. Frente al pop de Rick Astley, cuyas canciones y vídeos acusan el paso del tiempo, surgió este cantante, que no era guapo ni tenía el vozarrón de aquel pelirrojo, pero de su garganta nacía un sonido aterciopelado y relajante. Este vídeo simboliza bien el espíritu de Black, que es a quien me refiero. Un clip y un tema que bien podrían haberse hecho este mismo año.

3 comentarios:

Wunderk dijo...

Tanto la canción como el vídeoclip están en el estante de música/vídeos musicales de mi vida.

Es una de mis preferidas de todos los tiempos. Tengo dos CDs de Black. Me recuerda mucho a COU.

No need to laugh and cry
It's a wonderful wonderful life...

Otra cosa en la que coincidimos ;)

Athena dijo...

Yo tenía, grabado en una casette el CD de "Comedy". Recuerdo el diseño del libreto, muy cuidado y original.

Antonio Rentero dijo...

Que pocas canciones, como esta, consiguen crear estados de animo complejos y profundos... sencillamente deliciosa.