viernes, 12 de diciembre de 2008

Lost in Austen



No he querido hacer una entrada antes, cuando supe de la existencia de esta producción, por no adelantarme: quería verla para ver si cumplía mis expectativas. Acabo de terminarla y ahora toca hacer la entrada en el blog. De esta serie me habló Linda, mi profesora de inglés. Trata sobre una chica que está obsesionada con Orgullo y prejuicio. Cierto día encuentra en su cuarto de baño a la mismísima Elizabeth Bennet, que ha llegado allí por una especie de puerta oculta que conecta su casa con la de nuestra protagonista. Y allá que se intercambian por error y Amanda, que es la chica de nuestra época, entra en la vida de todos los protagonistas de la novela de Jane Austen. Pero es una metepatas y le da la vuelta a la maravillosa historia que ella ama.

Hace dos veranos leí un bodriete, que trataba de ser romántico, llamado El hombre que amó a Jane Austen. En este caso, era Fitzwilliam Darcy, un hombre del siglo XX, el que por accidente viajaba al siglo XIX y conocía a Jane Austen. Se enamoraban y, aunque la cosa no puede ser, ella lo retratará para la eternidad en su inmortal obra (uy, así contada parece estupenda, pero no se dejen engañar: es un bluff). Muchas son las novelas que se han inspirado en Orgullo y prejuicio: las hay que cuentan la historia desde el punto de vista de Darcy y también las que nos narran qué ocurrió después del final feliz. Pero, qué quieren que les diga, me quedo con el original. De pequeña no quería saber qué pasaba con la vida conyugal de la Bella Durmiente tras su hermoso despertar; prefiero el clásico "y fueron felices y comieron perdices".

De esta serie, me quedo con todo, sobre todo el principio. Tiene su gracia, sobre todo los guiños a la versión de la BBC, protagonizada por Colin Firth. Incluso diría que hay un cierto toque, más bien demasiado, a lo Bridget Jones. Con el final no me quedo, lo siento. Hay cosas que para mí son intocables.

Sé que es un sueño hecho realidad lo que vive Amanda: conocer a Mr. Darcy (yo hubiera querido conocer a Mr. Rochester, ya que estamos), pero para ello es imprescindible ser Lizzy Bennet, ¿no?

6 comentarios:

Wunderk dijo...

Suena a profanación... ¿no?

("Grially", dice la verificación. Debe ser como la profanación del santro grial...)

Y lo del viaje en el tiempo como que está tan visto... Pero debe ser divertida y más si hay guiños para los que tanto nos gusta la novela y la serie de la televisión de la BBC.

Athena dijo...

Los guiños, sobre todo uno muy concreto, son graciosos. La protagonista lleva como tono de móvil la música de la serie de la BBC, por ejemplo. También es simpático ver lo poco fina que es ella al lado de la gente del siglo XIX, los disparates que dice o el llegar vestida como ahora en esa época. Es cierto que lo del viaje en el tiempo está visto, pero esta serie tenía el aliciente de ver "Orgullo y prejuicio" de otra manera. El casting es bueno, pero ella es que es un poco Bridget Jones, sin tantos mohínos, pero algo así.

Antonio Rentero dijo...

No, si al final voy a tener que leer "Orgullo y prejuicio"...

¿Me lo recomiendas en ingles o en español?

El ingles solo me traeria algun problema si lleva demasiados arcaicismos. ¿Lo tendran de Penguin en Antaño?

Athena dijo...

Yo la leí en español. Posiblemente la tengan en Antaño, porque es un clasicazo. A lo mejor hay alguna edición bilingüe. Ya me contará. Y por supuesto que debe leer esta novela, ja, ja.

Wunderk dijo...

Sí, no se la pierda. Jane Austen es muy divertida, tiene una fina ironía muy buena. Teniendo en cuenta, claro, que estamos en las primeras décadas del siglo XIX. Se ríe de sus personajes, incluso a veces de los protagonistas. Y nunca te cansas de releer sus novelas.

rosi131196 dijo...

me gusto lost in Austen pero hay algunas cosas como dices que no se deben de tocar para mi no tiene sentido sin Lizzy no creen? es simple a mi me encanta el personaje de Elizabeth y la relacion con el Sr. Darcy.