domingo, 2 de agosto de 2009

Bien por la Primera


Hoy me ha sorprendido la Primera de Televisión Española poniendo en prime time un clasicazo del cine de catástrofes: El coloso en llamas. En una época en la que se prefiere echar el último bodrio que ha pasado por la pantalla grande o un telefilme infecto que, a la sombra de películas recientes de gran éxito, copietean a aquéllas y pululan por nuestras televisiones, la Primera ha optado por volver a las noches de sábado cinéfilas. Y fíjense que me he puesto nostálgica, porque he recordado Sábado Cine. Tendría yo unos doce o trece años y mis hermanas ya estaban en la edad del pavo, lo que significaba que salían los sábados a la discoteca más en boga por aquellos tiempos en Alcantarilla, la Súper Chuy's, siempre que no les pidieran el carnet, claro. Pues bien: esas noches yo me quedaba en casa esperando la película que ponían después de Informe Semanal. Siempre me preguntaba cómo mis hermanas preferían salir por ahí a quedarse a ver una buena peli. Ojo, que mis hermanas también son unas cinéfilas, lo que pasa es que la adolescencia es así. Gracias a estas sesiones de fin de semana vi muchas producciones del Hollywood clásico y del no tan clásico. En general, era una televisión en la que ciclos como los de Alfred Hitchcock, Mitchell Leisen, Dana Andrews o Gene Tierney no eran necesariamente relegados a las madrugadas, aunque a altas horas de la noche me levanté para seguir el ciclo de Lawrence Olivier o ver películas como Si yo fuera rey. Si sé algo de cine clásico es, en primer lugar, gracias a mis padres y, en segundo lugar, a la televisión que se hacía en mis años mozos. No quiero parecer la típica que se acuerda con nostalgia de los ochenta o los primeros noventa: sólo constato una realidad, porque ¿de qué va a conocer un crío ahora El coloso en llamas si no lo va ni a oler en las televisiones nacionales?

2 comentarios:

Wunderk dijo...

¡Yo sí soy la típica, jajaja!
Pues me alegra saber que la Primera tiene intención de reponer clásicos.

Muy buena El coloso en llamas. Cuando ocurrió la tragedia del 11-S tenía en mente esa película. Lo que no llegué a pensar al comienzo de aquella horrible tragedia era que al final se caerían.

Wunderk dijo...

Uy, que yuyu, un comentario publicado a las 11:11... muy de torres gemelas... qué casualidad.