viernes, 28 de agosto de 2009

Leer sin poder parar


Anoche, a eso de las tres menos algo de la madrugada, terminé esta novela que, en mi edición, se titula Esclavos de la oscuridad, sin el "los", pero bueno.

mahn me la había recomendado con mucho fervor y no me ha decepcionado. He de decir que la trama te engancha desde el principio, no deja lugar al aburrimiento. La manera de componer una historia tan compleja sin que decaiga en casi setecientas páginas me parece un logro, porque el lector sólo quiere saber más y más de lo que ocurre aquí. Es cierto que el meollo del asunto no me ha llegado a convencer, pero me lo he pasado bien leyendo la novela. Este tipo de investigaciones son las que me gustan, y no los rollos político-financieros, que me parecen un tostón... pero para gustos, colores. El autor nos lleva y nos trae como le da la gana por la historia, presentándonos a muchos sospechosos, haciéndonos caer un poquillo en sus trampas...

Todo comienza con el intento de suicidio de un policía. Su mejor amigo (y narrador de la historia) de encargará de reconstruir qué era lo que se llevaba entre manos para llegar a algo así, porque ambos son fervientes católicos... Y hasta aquí puedo leer.

5 comentarios:

Javier Moñino dijo...

Pues me ha parecido interesante.

Cuando termine los que tengo en cola, si localizo este libro... probaré.

Saludos!

Athena dijo...

Si uno se deja llevar, el entretenimiento y el pique están asegurados.

Nictea dijo...

Sí, lo principal es dejarse :) Hacía tiempo que no me quedaba hasta tan tarde leyendo, y ahora me pasa con el nuevo de Cristina Rodríguez, la de "La joven de ESparta" Voy despacito porque tengo que ir copiando lo que traduzco, pero ya me estoy enganchando.

Athena dijo...

¿Terminó ya con el Marion Zimmer Bradley? ¿Qué tal?

¿De qué va el nuevo de Cristina Rodríguez? No me diga que está en griego clásico, que me pongo a sus pies. Lo digo por lo de "ir copando lo que traduzco", ja, ja, ja.

Nictea dijo...

Sí, el de Zimmer Bradley lo acabé y no me decepcionó, pero tras "Las nieblas de Avalón" una se espera algún detalle más.. No sé, creo que tenía demasiadas espectativas y por eso no lo he disfrutado tanto como debiera.

En cuanto al de Cristina Rodríguez... De momento maravilloso. había olvidado la habilidad especial que tiene esta mujer para ridiculizar a sus personajes jaja. "Los misterios de Pompeya": un centurión destituido en Roma que es enviado a Pompeya, donde tiene que hacerse cargo de un batallón de soldados andrajosos y con poco aspecto de militares, la verdad. Lo mejor, su mascota: una hebra de leopardo que se comporta como un gatito que no entiende por qué la gente se aparta a su paso, y que está dispuesta a defender a su amo con uñas y dientes.

Jaja, no está en griego, no ¡no se ría capaz de traducirlo así! Está en francés, pero mi madre quiere leerlo y se lo voy copiando poquito a poco :)