domingo, 23 de noviembre de 2008

Sueño ¿real?

No sabía si escribir esta entrada, porque él me pidió muy humildemente que no lo hiciera. Sí, queridos todos, el mismísimo Paul Newman se me apareció en sueños la otra noche y estuve de charla con él. Estaba en esa edad maravillosa de la madurez, espléndido, más o menos como en El golpe. Qué buen rato que pasé. La pena es que sólo hablamos (bueno, un buen abrazo sí que le di), pero recuerdo perfectamente el tacto de su brazo, el haberlo tocado y notar que estaba ahí. Fue una sensación muy extraña, porque me desperté recordando el volumen del brazo bajo mi mano. No suelo acordarme de los sueños, pero este está muy nítido en mi cabeza. Lo más gracioso es que él me confesaba que no le gustaba Pedro Almodóvar y yo me ponía contentísima. Le decía que lo iba a poner en mi blog y le preguntaba si sabía lo que era. Él decía que sí, pero que él estaba muerto y su opinión poco iba a contar. Por si acaso, y contradiciendo su deseo, aquí lo dejo escrito. Paul, no te enfades conmigo...

Pensarán que estoy loca perdida, pero me da igual, je, je.

6 comentarios:

Wunderk dijo...

Me parece una idea estupenda escribir los sueños porque si no se olvidan.

Y más si una sueña con Paul Newman...

Antonio Rentero dijo...

Anda que como estamos ultimamente con los sueños...

Ramón Monedero dijo...

El "volumen" de su "brazo" bajo tu mano, no? Bueno Athena, como en el fondo se que eres toda una señora, tu secreto quedará oculto por los siglos aqui. Poque no soñaré yo con Marilyn...? Lo que pasa es que si sueño con Marilyn, ganas de hablar, lo que se dice hablar, no se yo si me van a quedar...

Athena dijo...

Sí, soy una señora, je, je. Pero juro y perjuro que era el brazo.

Tigretón dijo...

Joer! hablando reguleramente, y yo no sueño últimamente con Monica Bellucci, vamos ni con mi vecinita del sexto (un bombón que cambia de manos con mucha frecuencia, doy fe). En cambio hace un tiempo publiqué en mi blog que me tocó soñar con... ¡¡La Vice!!

http://mibancalico.blogspot.com/2007/06/qu-sueo-tan-raro.html

Bueno es un gran ejercicio eso de recordar los sueños al día siguiente...

Ramón Monedero dijo...

soñar con la Belluci también debe de ser un buenísimo ejercicio....