martes, 7 de abril de 2009

De bajón

Hoy, si no llega a ser porque el cartero tenía que darme un paquete de Amazon, no abro la puerta en todo el día. Me lo he tirado sentada en el sofá, reposando las costillas y viendo en el ordenador series que tenía bajadas sin ver. Entre ayer y hoy me he tragado Las brumas de Avalon y Esposas e hijas. La primera me la bajé porque me lo dijo una alumna. Va sobre la leyenda artúrica, pero desde el punto de vista de Morgana y de las mujeres en general. La otra serie me la bajé cuando hice lo propio con ese disparate que es la adaptación de Norte y Sur de Elizabeth Gaskell. En este caso no tengo la novela para comparar (novela que la autora dejó inconclusa), pero tampoco es que me hayan entrado ganas de leerla después de visionar su adaptación a la pequeña pantalla. Pues nada, aquí estoy, improductiva, esta vez a la fuerza.

Ahora estoy de bajón. Es que no hay manera. No salgo de una cosa (tendinitis) cuando ya tengo otra (fisura). Voy notando mi atrofia a marchas forzadas y es horrible. Y sin contar que, encima, me sale algo raro en el último análisis de sangre que me he hecho en una revisión rutinaria. El año pasado me sacaron un poco de colesterol ¡A mí, que no como apenas carne, no bebo leche y no abuso de grasas! Me quedé alucinada. Ahora me salen dos cosas, leves, pero ahí están y no tengo ni idea de lo que son. El lunes le preguntaré al médico. Encima, en el reconocimiento médico me sugieren "hacer ejercicio" ¿Cómo narices lo voy a hacer? Zapping es lo único que puedo practicar. Qué horror.

3 comentarios:

Wunderk dijo...

Arriba ese ánimo y a mejorarse pronto. Seguro que lo del análisis no tiene importancia.

sushi de anguila dijo...

Opino como Wunderk, querida Athena! Mucho ánimo... y si quieres subirte la moral, no tienes nada más que repasarte tus antologías del disparate....

Verás como tus 'problemillas' de salud son cosas sin importancia. La semana pasada me la pasé entera con pinchazos en la rodilla, y había días que pensaba que a lo mejor tenía mal alguno de los meniscos y que era carne de artroscopia, o que me había convertido en un almanaque zaragozano ambulante y ahora podía predecir el tiempo a golpes de dolor de rodilla... y nada de eso. Una semana después, y como por arte de magia, los pinchazos han desaparecido... Simples achaques de la edad provecta a la que lagunos vamos llegando y que a usted, admirada amiga (uuuy, esto ha quedado muy Elena Francis!), todavía le falta mucho por alcanzar...

Besicos, arriba esa moral y a curarse del todo muy pronto!!!

POR CIERTO, JAJAJA...La palabra de verificación parece que la haya elegido un alumno post-Logse: "uncerho" ... pues eso mismo, jejeje..

Athena dijo...

Gracias a los dos por los comentarios. Anoche es que me entró un poco la depre y me desahogué aquí, en el blog. Seguiré reposando y seguro que en poco tiempo ya estoy pegando botes otra vez por ahí ;)

Besos grandes.