miércoles, 29 de julio de 2009

Quejarse de vicio II

Henry Cortez salió corriendo de Akademibokhandeln como un loco. Cruzó Sveavägen por el viaducto de Mäster Samuelsgatan y siguió bajando hasta Klara Norra, donde giró para entrar en Klarabergsviadukten y atravesar Vasagatan. Cruzó Klarabergsgatan entre un autobús y dos coches que le pitaron frenéticamente y entró por la puerta de la estación en el preciso instante en que el reloj marcaba las 15.00.

Pues eso.

4 comentarios:

Wunderk dijo...

¿Cómo va esa lectura? Conforme van pasando los días me pregunto si mereció la pena... Seguro que hay cosas más interesantes esperándonos.

Ahora estoy inmersa en La elegancia del erizo... que vale, bien, aunque un tanto pedantona. Me atre mucho leer literatura contemporánea oriental. Le tenemos que preguntar a Mahn y que nos recomiende algo bueno. Usted que lo tiene más cerca aproveche, a ver qué nos aconseja (porque es un placer compartir lecturas con usted, madam).

Athena dijo...

Estoy ya a punto de terminarla... y deseando ya hacerlo. No me arrepiento de haber leído la trilogía, pero no se la recomiendo a la gente cuando me pregunta, la verdad.

De literatura oriental... el libro "Estoy desnudo" de Yasutaka Tsutsui. El primer relato, que da título al libro, tiene su gracia. Dice mahn que son todos bastante ingeniosos.

Igualmente, querida Wunderk.

Wunderk dijo...

Estos días, como siempre, tengo la sensación de estar terminando el año... así que voy recapitulando y me doy cuenta que una de las mejores cosas de éste ha sido precisamente recuperar una vieja amistad con usted a través del blogger world.

Muchas gracias por estar ahí y un superabrazo :)

Athena dijo...

Es curioso este mundo de los blogs. Me ha pasado también con Facebook: "hablo" con gente de la que no sabía nada desde hace años... y posiblemente más que si nos viéramos cara a cara :)

Otro abrazo para usted y seguiremos leyéndonos.