sábado, 3 de enero de 2009

Atrofia

Siempre he tenido una relación amor-odio con la práctica del deporte. Cuando estaba en el colegio, las clases de gimnasia (o educación física) consistían en jugar al balonmano y en hacer cosas como el pino o el puente. Del balonmano tengo malos recuerdos: nadie me explicó las reglas y jugaban unas repetidoras bastante bestias para tirar lo que, unido a mi escasa estatura en aquellos años (pegué el estirón a los 15), me hacían temer estas clases. En cuanto a la gimnasia en sí, el salto de altura o "cosas de chicas" (ellos se dedicaban al fútbol y pare usted de contar) tales como el citado puente eran horribles para mí. El pino sí aprendí a hacerlo, pero el puente siempre me fue imposible. Hasta que no llegué al instituto no descubrí que era un problema de mi columna lo que me ha dotado de escasa, si no nula, flexibilidad, menos con la pierna izquierda. Al menos he heredado la capacidad de mi abuelo paterno de ponerme en cuclillas con los pies bien plantados en el suelo, algo que no todo el mundo puede hacer.

Llegada al instituto, la gran prueba de fuego era la resistencia. Tengo menos fondo que un charco y a la mínima estoy echando las tripas por la boca. Lo que más me gustaba eran las abdominales, la velocidad y la prueba de fuerza. Los deportes me han ido siempre fatal, hasta el punto de que suspendí la educación física en 2º de BUP por el baloncesto y el voleibol. Luego llegué a septiembre y me pusieron a pasar vallas... pero aprobé.

Nunca me he considerado especialmente patosa, si bien no se unen en mí dos aspectos que son básicos para la práctica del deporte: resistencia y flexibilidad. Y ya ven que ni una ni otra. Pero hay dos deportes que sí me han gustado: la natación y la esgrima. La primera porque no te pesa el cuerpo y no notas que sudas; la segunda porque al menos no te exige una puesta a punto demasiado fuerte (si no vas demasiado en serio, claro). ¿Y por qué ahora mismo no me dedico a hacer ningún tipo de actividad física? Porque soy una manta, posiblemente. Hace dos años me apunté a aprender a patinar y lo dejé porque las inclemencias del tiempo siempre venían a coincidir con el día que iba. La esgrima ya me desanimó el año pasado porque no avanzaba. Y es que la competición me mata. Dice mahn que nos vamos a reenganchar a la práctica de este noble arte... a ver si es verdad. Me estoy dando cuenta de que cada vez estoy peor físicamente y esta tarde ya ha sido la puntilla. En el descanso del partido del Murcia han puesto noticias de deportes y ha salido una escuela de gimnasia rítmica de Santomera. Hablando con mahn le he comentado que yo aprendí sola a hacer el pino y, cuando me he puesto a hacerlo me ha salido, pero el brazo derecho y la pierna del mismo lado se me han quedado condolidos. Y sólo por hacer el pino sin carrerilla, apoyada en la pared. Horrible.

Ya ven que es un clásico empezar el año nuevo diciendo lo de "voy a hacer más deporte". Veremos a ver en qué queda tal propósito.

12 comentarios:

Summer dijo...

Te entiendo, te entiendo.

Y te diré mas; en el colegio éramos solo chicas así que hacíamos lo mismo que dices; puente, rueda, pino, tonterías varias, en el instituto; chicas y chicos, entonces a mi me dejaban hacer deporte con ellos (basicamente basket, con el fútbol no me atreví) mientras "las chicas" hacían voleyball.
Pasé de suspenso fijo a sobresaliente con darle a la pelota.
Mi conclusión; pon a los crí@s a hacer deporte y no gimnasia rítmica!
PD/ A ver si es verdad el reenganche a la esgrima, aunque no incrementes año a año tu potencial te lo pasas genial!

Tigretón dijo...

Tampoco soy un deportista nato (ni de adopción). Bueno, no me desagrada el deporte, pero... Mi padre siempre está con que me apunte al gimnasio. La verdad es que me vendría bien, debido a mi trabajo que es muy sedentario (como el tuyo ¿no?, más o menos)

Es verdad lo de los tíos y el fútbol. Me gustó (desde los 10 años) y me gusta el fútbol, y la pena es no haberlo practicado antes (empecé a jugar "pachanguitas" con los amigos a los 17), ahora entre mi afición y mi técnica sería un crack ;-)

En cuanto a resistencia, fondo físico, en eso sí que me ha ido bastante bien. Velocidad no tengo pero siempre se me ha dado bien el "footing", aguantaba mucho. Recuerdo en Maristas con el famoso "6 pelas" (más que duro) nuestro profesor de gimnasia que nos llevaba corriendo en sus clases los kilómetros que separaban el colegio de la pedanía de Guadalupe. Y un día al año había una especie de maratón ("día de autos" lo llamaban). A mí se me daba muy bien todo eso (en la gimnasia con cuerda, el caballo y el plinton era un desastre). Ahora, he cogido kilicos y no soy el de antes en lo que a fondo se refiere...

Cuando empecé mi oposición a notarías me metí en un gimnasio, cogí músculo (era un espárrago hasta entonces), lo dejé y hala barriguita y michelines.

Ahora juego mis partidos jueves y sábado (a veces con tu Mahn en el equipo o contra él). Es el único deporte que practico. No descarto cumplir los buenos deseos del año.
Bueno, veo que a este paso te haces una forofa del Real Murcia, no sé si a mi nivel pero... ¡viendo partidos por televisión!
;-)

Athena dijo...

Veo que mal de muchos... pero me consuela.

Summer: a ver si cumplo y voy a esgrima...

Tigretón: con mahn, pan y cebolla. A mí no me importa ver el fútbol en la tele ;)

Wunderk dijo...

Uf... deporte, qué puedo decir. Era malísima en resistencia, un tanto asmática que es una. La flexibilidad y la velocidad siempre se me daban bien. También hice mucho ballet de pequeña. Hasta natación incluso.

Pero lo dejé en la edad crítica. Y eso es lo peor que hay. Ahora me produce cierta alergia practicarlo (que no verlo). Pero sé que hago mal.

sushi de anguila dijo...

Consuélese Athena,pensando que para un ser de chuchurrío físico como el mío, hacer el pino es una proeza que ni Jackie Chang en sus mejores tiempos. Siempre será usted una heroína para mí por ello...Sí le repruebo, en cambio, que deje oxidarse su briosa Tizona allí arrumbada en un rincón de su feliz hogar, como un padre de D'Artagnan cualquiera, ...usted, que fue destacada espadachina en no tan remotos tiempos y que (lo sé de sobra, no lo niegue) aún siente correr por sus venas la pasión por cruzar los afilados aceros....

Mi relación con el deporte sí que puede calificarse de verdadera atrofia... además de NADAR y ANDAR (esto parece el Scrabble), y de la esgrima en sus múltiples vertientes, Kendo incluido, SÓLO me gustan el tiro con arco y la pesca...algo que a muchisima gente le cuesta llamar deporte...

En fin, que si aún se piensa lo de retomar la espada, sable o florete, haga como yo el pasado Día de Año Nuevo, que me enchufé seguidos los dos volúmenes de 'Kill Bill' y ahora ando como loco buscando el número de teléfono de Hattori Hanzo!!!

Besos...y vivan el fútbol televisado y MAHN!!!

Wunderk dijo...

Bueno, Sushi, es verdad, si la pesca es un deporte entonces me salva de la situación porque ese si lo practico. Apúntese pesca al curricán, divertido deporte en el que no se hace nada, solamente navegar por los mares con dos cañicas a los lados del barco gozando de la brisa marina.

Athena dijo...

Querido Sushi: cualquiera que lea su comentario creerá que soy descendiente directa del mismísimo Perigore de París, maestro de espadachines y segundo instructor de Scaramouche. Pues no me queda a mí nada... pero todo se andará. Eso sí: me ha sacado los colores y subido el ego que no vea ;) Pero acláreme algo: ¿ha practicado usted kendo?

Tiro con arco: ¡qué interesante! A ver si hace una entrada sobre este deporte.

La pesca: pues ni idea, queridos Sushi y Wunderk. No tener casa en la playa ni pariente con una barquita siquiera es lo que tiene...

Y hablando de "deportes" que la gente no llama así: ¿qué me dicen del "ajedrez"? Yo creo que tiene menos de deporte que el tiro con arco o la pesca.

Wunderk dijo...

Pues el ajedrez también, digo yo, que hay que darle mucho a la mollera.

Y en cuanto a la pesca se tiene que notar que soy auténtica descendiente de pescadores.

Ruby dijo...

Gracias por tu generosidad al ponerme en los enlaces de blogs.
He leído tus comentarios en el mío. Un saludo y te añado yo también...

Tigretón dijo...

Mis experiencias infantil-adolescentes con la pesca son semitraumáticas. A ver si en un post con más detenimiento sobre aquel "hobby" lo cuento, pero baste decir que mi afición terminó "trágicamente" en una noche en La Manga cuando pensé que había "picado" algo gordo y luego comprobé que lo que había hecho era enredar todos los sedales de todas las cañas que había esa noche a lo largo de bastantes metros de costa.
Corté mi sedal, recogí mi "equipo" y salí "por piernas" antes de que empezaran a darse cuenta el resto de pescadores. Y ahí acabó.

Pale Blonde dijo...

Mi relación con el deporte siempre ha sido un tanto extraña...
En el colegio era de las mediocres pues no tenía flexibilidad (en esa prueba de evaluacion estaba al nivel de los chicos) y tampoco era veloz que te pasas.
Eso sí en resistencia y en fuerza era donde "equilibraba la balanza".
A pesar de todo,no era capaz de "saltar el potro" con 15 años cuando con 9 sí que lo hacia y en 1º de BUP me accidenté preparando una voltereta de examen a lo gimnasta ritmica.Siempre me pregunté si la profe de gimnasia no se daba cuenta de que algunas no estábamos para semejantes cabriolas.
De los 11 a los 14 años estuve haciendo natacion en el C.N. La Fuensanta y me cortaron las alas porque cuando empecé a competir empeoré en mis calificaciones de un par de exámenes y se acabó lo que se daba.

Hoy por hoy me encantaría hacer mas deporte del que hago.Estoy apuntada a un gimnasio pero voy menos de lo que quisiera.Eso si los fines de semana hacemos escapadas para subir montaña y esquiar y en verano hacemos windsurf y vela cuando podemos.Cuando podemos...

Es admirable lo de la esgrima.Yo no sé si tendria suficientes reflejos...

jordan shoes dijo...

i agree your idea ! very nice blog