jueves, 15 de enero de 2009

Las cosas de palacio van despacio (II): Los milagros existen

Queridos niños: recordad la historia que iniciábamos ayer sobre una profesora que no había cobrado su trabajo en un tribunal de oposiciones. Ella ya se veía mendigando por los pasillos de la Consejería, con cartapacios llenos de documentos que acreditaban que había estado en un tribunal y que la cuenta que había puesto para recibir los honorarios era suya. Pero hete aquí que, en pleno siglo XXI y en esta España nuestra del "vuelva usted mañana", el asunto se ha solucionado de la manera más sencilla. Unas llamadas (pocas, cosa también excepcional) a la Consejería y problema resuelto. Problema que no era tal, porque, ¡oh, casualidad!, la profesora cobró ayer. Comprobado el ingreso, ha respirado tranquila. Todavía no se cree que todo haya sido tan sencillo. Eso sí: la caja de ahorros todavía le debe una explicación por otros asuntos relacionados con ese baile de números que se trae entre manos.

Fin de la segunda y última parte.

3 comentarios:

Tigretón dijo...

Aaah... ¡Mujer de poca fe!

Bueno, en serio, me alegro del final feliz de la historia y que, si te gustan, comas perdices (en un gazpacho manchego, por ejemplo)

Lo de las explicaciones creo que, seguramente, no habrá muchas...

Enhorabuena.

Athena dijo...

Hoy he recibido la carta en la que se me dice que, a fecha 14.01.09, se prevé emitir el pago.

Lo mejor viene al final de la cartita: "Esta comunicación tiene meros efectos informativos, no suponiendo ningún compromiso de pago por parte del Tesoro Público Regional". Menos mal que ya he cobrado porque, encima de informar tarde, no cobrar es ya el colmo.

Querido Antonio: a mí sí me han pagado desplazamiento. Y estaba muy cerca ;)

Wunderk dijo...

Me alegra saber que ya se ha solucionado, si antes lo escribe usted en su blog antes se soluciona el problema, querida Athena.